El inicio de la temporada 2013 de Fórmula 1 de McLaren ha sido más bien catastrófico. Lo cierto es que los chicos de Woking solo lograron sacar 2 puntos del Gran Premio disputado la semana pasada en Melbourne y han empezado el curso con el pie izquierdo.

Sergio Perez, Mclaren, GP Australia 2013

Una mala pasada

Remontémonos a los comienzos de la temporada, más concretamente a los test que se disputaron en Jerez en el mes de febrero. En el primer día de pruebas, Jenson Button, marcó un tiempo estratosférico que hacía pensar que este año los monoplazas plateados serían el equipo a batir, incluso hasta para los indomables toros rojos de Milton Keynes. Sin embargo, aunque cueste creer, el tiempo marcado por Button fue consecuencia directa de que una suspensión estaba mal configurada.

Jenson Button, Mclaren, GP Australia 2013

No han vuelto a configurar el monoplaza de ese modo ya que con mucha carga de combustible la parte baja del coche rozaría el suelo. Desde que han montado bien esa pieza el rendimiento en pista ha bajado considerablemente así que deben trabajar en mejorar en ese sentido. Tanto Jenson Button como Sergio Pérez saben que McLaren merece y debe estar arriba en la tabla luchando con los mejores, pero admiten que no deben obsesionarse e ir pasito a pasito hasta recuperar el nivel de forma que los chicos de Woking han acreditado en las últimas campañas.

Las evoluciones llegarán

Con un ritmo a marchas forzadas los chicos de la fábrica deben empezar a trabajar para dar con la solución mágica que los devuelva al frente de la tabla, que es donde merecen estar. No obstante, y a pesar de que el MP4-27 de la pasada campaña acabó el año como el monoplaza que marcó el ritmo en Interlagos, desde McLaren opinan que recuperar el MP4-27 sería un error y que deben centrarse en el monoplaza actual.

Martin Whitmarsh, jefe del equipo, se muestra confiado ante el talento de McLaren: “Por ahora debemos trabajar duro con el coche de este año. Sabemos que hay áreas del monoplaza que tiene mucho potencial y que su agarre aerodinámico es potencialmente superior al del año pasado. En el pasado, hemos tenido coches que han presentado serios problemas con su consecuente dificultad pero también es cierto en menor o mayor medida hemos logrado sacar adelante el equipo. El coche parece complicado pero solo tenemos que entenderlo y dar con una solución.”

Martin Whitmarsh, Mclaren, GP Australia 2013

Guerras en todos los frentes

Pero esto no es todo, McLaren debe mejorar en otros aspectos. Todos los monoplazas de la parrilla llevan incorporada una ECU (Unidad de control del motor) que es proporcionada por McLaren. Por lo visto hubo un problema en el coche de Mark Webber en la vuelta de formación de la carrera del domingo, que hizo que el australiano tuviera que resetear el sistema. Por ese motivo, se quedó sin Kers en la salida y perdió cinco posiciones en los primeros compases del Gran Premio.

Christian Horner, jefe del equipo Red Bull, expresó su frustración una vez acabada la carrera diciendo que fue un problema de la ECU, que es proporcionada por McLaren, y que perdieron todos los datos de la telemetría en la vuelta de formación y la utilización del KERS, añadiendo además que el equipo británico debería tener estos imprevistos controlados puesto que ya sucedieron errores de este tipo durante los test de pretemporada. El martes a primera hora McLaren hacía pública una circular donde detallaba que se habían puesto en contacto con los chicos de Milton Keynes y les habían pedido disculpas.

Mark Webber, Red Bull, GP Australia 2013

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.