Comunidad FormulaF1.es

Y con este mencionado regalo que da título a nuestra crónica, Lewis Hamilton, aparte de anotarse una nueva victoria, asesta ya casi la estocada definitiva a un Sebastian Vettel en el Mundial presente, dejando el título prácticamente decidido, con cincuenta puntos de ventaja restando ya solo cinco carreras.

El alemán de Ferrari ya no depende en absoluto de sí mismo, y por poner un ejemplo, al inglés le bastaría con finalizar tercero en lo sucesivo para adornar su cabeza con la quinta corona laureada, aunque Vettel lograra ganar todas las citas de aquí al final de temporada. En resumen, solo una desgracia de tintes mayúsculos puede revertir el próximo quinto Campeonato del británico.

La victoria de Lewis quizá quedó un poco deslucida por las órdenes de equipo, ya que literalmente su compañero Valtteri Bottas le regaló el triunfo dejándose adelantar descaradísimamente a mitad de carrera, cuando probablemente la cita rusa estaba en su mano más que cerrada. Porque lo cierto es que hoy la superioridad de Mercedes en Sochi fue evidente e inapelable. No sacaron más distancia porque realmente no lo necesitaron, pero el dominio y control de carrera del equipo alemán fue notable en todo momento.

Doblete de Mercedes. GP de Rusia 2018

Así pues, enorme carrera la de Bottas, quien decidió al final relegar la gloria puntual a su compañero en pos de finiquitar ya de facto el campeonato. Y con esto, Vettel no pudo sino conformarse con la tercera plaza del podio, con la resignación reflejada en su rostro… la resignación del que ya ha aceptado la conclusión realista de que este año no va a poder ser, tampoco, y que ya solo queda finiquitar el año lo más dignamente posible  intentando ganar lo que pueda en estas cinco citas venideras.

Por parte de los españoles, tarde bastante gris y triste para ambos. Fernando Alonso y su McLaren fuera de ritmo y de opciones en todo momento, limitándose a girar y acabar sin más ambiciones para finalizar 14º. Mientras que Carlos Sainz, tras un toque con Sergey Sirotkin en el inicio, cosa parecida al deambular del  asturiano y su pobre McLaren, acabando con el Renault 17º.

Salida GP Rusia 2018

La salida resultó bastante limpia, manteniendo los punteros sus posiciones mientras que la emoción la ponían los de atrás, esencialmente los Red Bull que partían muy retrasados, y en especial Max Verstappen, quien protagonizó una carrera y remontada fulgurante desde el mismo banderazo, hasta tal punto que en apenas unos giros ya marchaba en quinta posición para, más tarde, amparado en una estrategia de gomas al contrario que los que salían en cabeza, llegar incluso a coger el liderato de Sochi y mantenerlo durante un notorio número de giros hasta entrar a cambiar en el último cuarto de carrera.

Quizá el momento más tenso y crucial de carrera sucedió a raíz de los pit stop de los tres primeros. Bottas paró el primero en la 12, y entonces Vettel lo secundó una después, obligando a Hamilton a imitarlo en la 14. Cuando Lewis se reincorpora a pista salen casi en paralelo Mercedes y Ferrari, pero el rojo de Maranello le gana por la mano la posición a la Flecha de Plata.

Verstappen. GP Rusia 2018

Tras esa acción, el inglés, espoleado, decide pasar al ataque, y rápidamente intenta adelantar a Sebastian en la recta de meta. La defensa del alemán, con algún cambio de dirección, quedó un poco en entredicho, aunque los comisarios decidieron dejarlo en un lance normal de carrera.

Pero Hamilton no se rindió. Dio la sensación de que no solo quería consolidar su campeonato otro año,  sino de que además quiso dejar constancia fehaciente de que, tras las dudas que pudieran haber surgido esta temporada, de momento, él sigue siendo el amo de esto. Y así, al poco reiteró sus ataques, acabando por liquidar al teutón en una magistral maniobra.

Estábamos prácticamente en el ecuador de carrera, y ahí se puede decir que casi acabó todo, pues poco después las consabidas, anunciadas y evidentes órdenes de equipo se transmitieron desde Toto Wolff a sus corredores, y en la 26 Valtteri frenaba descaradamente su Mercedes para otorgar el liderato ruso a su compañero de escuadra.

Vettel. GP Rusia 2018

Tras esto, el finlandés solo tenía que preocuparse de contener a Vettel en tercera posición, cosa que no le resultó difícil y en la que, de hecho, ni siquiera tuvo que emplearse con tesón, ya que hoy, como dijimos, el ritmo de los Mercedes era claramente mejor que el de los bólidos rojos, lo que se evidenciaba cada vez que los plateados apretaban un poco el gas… simplemente los Ferrari no podían seguirles el ritmo continuado.

Y estos fueron los resultados, tiempos y posiciones finales de este Gran Premio de Rusia de 2018:

Resultados de carrera. GP Rusia 2018

Hamilton consigue la victoria. GP de Rusia 2018

¡Si te ha gustado, compártelo!
29/09/18
28/09/18
15/09/18
02/09/18
24/06/18


Comentarios (1)
  • Grego Grego dice:

    Buenas tardes:
    La carrera de hoy prometía mucho para mí, pues a la lucha por el campeonato, se añadía un tercer invitado llamado Valtteri Bottas al que se le da muy bien este circuito y que podía dar mucho juego y emoción en el desarrollo de la misma.
    Me gusta mucho la salida de este circuito por la gran distancia que hay hasta la primera frenada, siendo ésta trepidante dada la una velocidad vertiginosa a la que se llega. Hamilton llega a perder la posición en favor de Vettel, aunque sólo momentáneamente pues el inglés aprovecha muy bien el rebufo de su compañero recuperándola y hasta dándole para atacar al cabeza de carrera en la frenada, la cual es bien defendida por Bottas manteniendo su liderazgo y dando a entender que se encontraba fuerte y que estaba dispuesto a luchar por la victoria.
    Desde ese momento los tres primeros se mantienen a un buen ritmo, cerca pero sin atacarse en pista y sin intentos de adelantamiento, como si fuera la fase de tanteo para ver el nivel que cada uno es capaz de desarrollar y si es factible de ataque o por parte de los otros dos.
    También es de destacar la remontada de Max Verstappen que estaba siendo fulgurante pero no precipitada, sin accidentes y demostrando que su cerebro parece estar madurando, que se puede ser muy rápido, pero al mismo tiempo se sabe encontrar la oportunidad para realizar las maniobras sin comprometer la seguridad de nadie, incluso da la sensación de ser ya consciente que la lucha es entre todos y que los deseos de triunfo los tienen también los demás (algún día que pueda haré un comentario sobre la precocidad en el deporte, especialmente en éste del que hablamos). Mis felicitaciones a Max.
    Tras el primer cambio de neumáticos se produce una alternancia en las posiciones de los aspirantes al título y por fin se pudo ver algún ataque y defensa entre líderes, con maniobras in extremis propias del nivel que pueden alcanzar los pilotos que se están jugando un campeonato mundial y que desgraciadamente escasean, pues desde hace tiempo tengo la sensación de que los grandes rivales se evitan en pista si pueden, prefiriendo confiar las victorias a las estrategias u otros factores que les eviten correr riesgos o intentar demostraciones que les puedan dejar en evidencia, quizá.
    Hamilton recupera la segunda posición tras una defensa arriesgada de Vettel en la curva 2 atacando por el exterior de la siguiente larga y rápida a izquierdas en un ejercicio de valentía, equilibrio y técnica que le permitió llegar a la siguiente frenada emparejado con su rival consiguiendo adelantarlo con una apurada de las que son su especialidad. A partir de entonces se produce una aparente lucha entre los tres, en las que toman el protagonismo los ingenieros de pista con sus análisis de datos, consumos, estrategias, desgaste de neumáticos y demás. Una especie de juego al ratón y al gato donde cuando uno aprieta los otros le responden y luego se afloja de nuevo para “conservar”. Prueba de ello es que la supuesta lucha por la cabeza de carrera no hacía mejores tiempos que Verstappen que se encontraba líder virtual en ese momento con unos neumáticos mucho más gastados pues aún no había realizado su cambio y tenían sobre 15 vueltas más.
    Estas son las cosas que me confunden como espectador a pesar de haber visto casi todas las carreras desde hace más de treinta años y que me crean la sensación de asistir a un teatrillo, especialmente tras las órdenes de equipo que le usurpan una más que trabajada y merecida victoria a Bottas en pos de asegurar el campeonato de pilotos para Hamilton. En ese momento, la calidad de lo que estaba viendo en pantalla descendió al nivel de “Pressing Catch” si se hubiera tratado de un combate de boxeo.
    Los equipos deberían tomar decisiones que afectaran solo y exclusivamente a su campeonato de marcas y en este caso estaba casi asegurada la victoria de sus dos coches. No veo porqué deben obligar a uno de sus pilotos a renunciar al liderazgo de una carrera, que además está ejerciendo con todas las de la ley, en favor del otro con la excusa de que éste último está sufriendo un problema de sobrecalentamiento de sus neumáticos por ir detrás y que está poniendo en riesgo su posición con respecto a Vettel que se encontraba tercero y cerca en ese momento. Si el razonamiento es que Hamilton puede perder la segunda plaza y los consiguientes puntos en favor de Vettel, también la podría perder Bottas si se ve obligado a circular detrás y, por ende, sufrir el mismo problema de sobrecalentamiento. Todo esto sin entrar en que cada piloto debe saber administrar la vida de sus neumáticos o que a Vettel también se le podría producir el mismo problema.
    Todo esto demuestra que los equipos buscan ganar el campeonato de marcas por los puntos y los ingresos que les suponen, pero principalmente aspiran a ganar el de pilotos por ser el que más relevancia tiene y más fama les aporta, llegando a influir hasta el punto de rozar la manipulación como ha pasado hoy y otras tantas veces. Es que no se trataba de que el líder de la carrera llevara mucho menos ritmo que su compañero (como varias veces le hizo Hamilton a Rosberg a posta) y fruto de ello se viera amenazada la segunda posición de éste, sino de protegerlo de manera artificiosa, obligando a renunciar al liderazgo al que merecidamente lo ejercía en ese momento para degradarlo a realizar una labor de interposición y defensa con el fin de aumentar en otros 10 puntos la diferencia del campeonato. Lo han degradado de líder merecido del GP de Rusia a mero peón de la partida por el campeonato 2018.
    La cara que se le ha tenido que poner a Bottas ha tenido que ser un poema, además de la frustración y la desmotivación que ha debido sentir. Vuelvo a insistir que esto ha sido una intervención por parte del equipo fuera de lugar y que roza la manipulación del campeonato de pilotos, que no debería ser de su competencia, con la excusa y el telón de fondo del bien de todos. Cada uno debería atenerse a la lucha por su campeonato.
    En mi idea personal de campeonato, existirían veinte marcas renombradas e independientes con un solo piloto luchando por el mismo, así se aunarían los intereses de ambos, piloto y equipo, luchando todos de igual a igual por la victoria, acabando con estas maniobras de vasallaje o de mayordomo como decía el Sr. Arrivabene en el GP de Monza
    Me despido con un saludo a todos y con una bella canción pero que esconde un trasfondo triste y oscuro, hasta la próxima.
    www.youtube.com/watch?v=8YRdxHHFKvQ

  •  

    Déjanos un comentario
    Lo sentimos, pero para publicar comentarios necesita estar identificado.
    Identificarse | Registrarse