Comunidad FormulaF1.es

Érase una vez un muchacho que abrió los ojos a gran parte de un país, érase una vez un hombre que descubrió las bondades y crueldades de un deporte haciendo vibrar a millones de aficionados en todo el mundo. Dicho hombre, muy a nuestro pesar, se retira de la Fórmula 1 momentáneamente, aunque podría volver en un futuro próximo. Gracias a Fernando Alonso, la Fórmula 1 alcanzó cotas en nuestro país nunca vistas, enrolando a muchos aficionados nuevos a las filas que muy pocos formábamos entonces. Fernando Alonso creó escuela, hizo país y colmó nuestras retinas de momentos brillantes y victoriosos, con sendos Mundiales a lomos del Renault, así como de lágrimas con momentos sumamente crueles como la pérdida de varios títulos en la última prueba (quien no recuerda a Petrov en Yas Marina o Vettel en Interlagos). Con un talento natural para el automovilismo quizá pagó demasiado caro ser un animal político como Alain Prost, sufriendo encrucijadas en determinados momentos de su carrera que le privaron de gozar de mejores volantes en la categoría reina.

Con el punto de mira fijado en la triple corona, Fernando Alonso no tomará parte en el Mundial de Fórmula 1 en 2019, aunque puede que le veamos volver a la categoría reina si dispone de un material competitivo a medio plazo. Tras vencer en Le Mans, el asturiano apunta a las 500 millas de Indianápolis durante una o dos temporadas de Indycar así como a completar el Mundial de Resistencia que lidera después de sendas victorias en Spa y La Sarthe. Gracias a sus cualidades, muchos profesionales de la comunicación encontramos un catalizador con el cual abrirnos innumerables puertas en el paddock de la Fórmula 1 y otras categorías, de lo cual nunca podremos estar lo suficientemente agradecidos. Para los aficionados es una gran pérdida, pero no cabe duda de que podrán seguir vibrando con él en lo que resta de temporada. En McLaren, esto supone que ambos asientos quedan disponibles para el año que viene, con Carlos Sainz y Lando Norris como máximos aspirantes a los mismos aunque ambos podrían acabar en Red Bull (si ejecutan la opción de repesca sobre el madrileño en septiembre) o Toro Rosso (donde Norris podría ser moneda de cambio para liberar a James Key).

Tras 32 victorias, 22 poles y 97 podios, seguiremos disfrutando de Fernando al volante del McLaren lo que resta de temporada. No os quepa duda que la Fórmula 1 sobrevivirá a su marcha…y aquí seguiremos estando para contárosla. Gracias por todo Fernando… y hasta pronto.

¡Si te ha gustado, compártelo!
21/07/18
30/06/18
25/06/18
23/06/18
18/08/17


Comentarios (5)
  • Grego Grego dice:

    Buenas noches:
    Para mi es una mala noticia. Llevo siguiendo su trayectoria desde primeros de los noventa, pues entonces compraba la revista Auto-hebdo Sport que era la única que hablaba de karting, además de otras disciplinas del automovilismo, y además lo hacía desde el nivel regional hasta el internacional.
    Por entonces que el karting español no destacaba precisamente a nivel internacional y solo recuerdo una victoria de una prueba del Campeonato Europeo de un piloto llamado Francisco Rodríguez que creo que fue la primera de un piloto español. Poco tiempo después llamó mi atención otro asturiano que venía de ganar su campeonato territorial, por conseguir destacar en pruebas de Italia, la cuna de la competición del karting, además de destacar a nivel nacional.
    Se iniciaba una carrera fulgurante que parecía no tener límites, consiguiendo títulos nacionales e internacionales en categorías “Junior” e “Inter-A” gracias al apoyo económico y logístico de otro expiloto catalán llamado Genis Marcó que regentaba su propio equipo de competición por entonces.
    Tras conseguirlo todo, se fijó en él otro expiloto de F1 llamado Adrián Campos que lo llevó a su equipo de la Fórmula Nissan, donde triunfó el primer año a pesar de una actitud excesivamente competitiva y ambiciosa. O ganaba o se estrellaba, sin medias tintas, manteniendo impresionantes duelos con la élite del automovilismo español y extranjero por ejemplo con un tal Tomas Scheckter hijo de Jody el campeón del mundo de F1 el año 1979.
    Después Flavio Briatore lo apadrinó y lo introdujo en la F1 de manos del equipo Minardi, donde lo único que pudo hacer fue una toma de contacto con la categoría y batirse con sus compañeros Tarso Marques y Alex Yoong. El año 2002 de piloto probador en Renault y a partir del 2003 empieza realmente su carrera deportiva con un coche bastante competitivo, aunque no el mejor.
    Además de su velocidad, me sorprendió gratamente su comportamiento en pista porque parecía ya un piloto experimentado, un “zorro viejo” a pesar de su juventud y de su poco tiempo en la “categoría reina”.
    Pronto llegaron las victorias y los campeonatos, los records de precocidad, los éxitos deportivos y las supremacías sobre sus compañeros de equipo. Fue quien destronó al “káiser” Michael Schumacher en su segundo mundial del año 2006.
    A partir de entonces comenzó una racha de ausencia de títulos por unos motivos y otros que para mí quedan fuera de lo estrictamente deportivo, llámese rivalidades, falta de apoyo, malas elecciones de equipos que no se encontraban en su mejor momento de competitividad, etc.
    Nunca estuvo en el lugar adecuado ni en el momento adecuado, lo que le hizo luchar con pilotos de gran calidad que disponían de vehículos más competitivos que el suyo, lo cual le pudo resultar frustrante, pero su tesón, su pundonor y su afán de superación le convirtieron en un piloto mejor de lo que era. Estoy totalmente seguro que Alonso ha sido mejor piloto en su periplo de ausencia de victorias que en el anterior donde sí que las conseguía.
    Ha sido también un piloto muy criticado e incluso odiado hasta desde dentro de su propio país, a pesar de haber conseguido unos resultados deportivos sin precedentes. Dado que no conozco ni conoceré a ninguno, a mí no me gusta entrar en el juego de juzgar sus personalidades, sus decisiones ni sus vidas privadas, solo puedo valorar sus comportamientos en la pista, porque es lo único que puedo ver y la impresión que tengo de Alonso es que, en general, es un corredor limpio del que no recuerdo ninguna maniobra malintencionada o que haya podido poner en peligro a los demás adrede.
    Con independencia de sus defectos, que todos los tenemos, creo que ha sido despreciado por el propio mundillo de la F1 y pongo como ejemplo las declaraciones de Bernie Ecclestone donde explica que el equipo Mercedes Benz no quiere saber nada de él por “chivato” pues en el año 2007 fue llamado a declarar por la FIA a raíz del caso de espionaje de McLaren-Mercedes a Ferrari, cuando supongo que Alonso se limitaría a decir la verdad sobre todo aquello que le preguntaran y a mantener una postura de independencia ante los turbios asuntos que salpicaban a su escudería. Y esto lo dice la autoridad más importante de la F1 en ese momento que se supone que iba a investigar y a dictar resolución sancionadora posteriormente contra esa escudería por quedar demostrado que sí hubo espionaje. Desacredita al que colabora con la investigación y justifica al que ha cometido al fraude.
    Esto me lleva a pensar, además de la catadura moral de las autoridades de entonces y de los equipos condenados por estas y otras causas ¿en manos de qué clase de personas estaba la F1 en esa época? A pesar de haber cambiado de dirigentes económicos y dado que los equipos fuertes son casi los mismos ¿en manos de quien está ahora?
    Quizá Alonso pudiera ser un engreído, un soberbio, un insoportable y por eso se dice que está vetado por los equipos de punteros, pero ¿cuántos pilotos de primer orden adolecen de los mismos pecados y sí disponen de volantes competitivos?
    No creo que ese sea el problema sino más bien que los equipos le perdonan a sus pilotos muchas cosas excepto una, la INDEPENDENCIA.
    Los equipos fuertes han tomado las riendas de la F1 y han aumentado su poder en pista con sus avances tecnológicos que suplen al talento de los pilotos, por lo que pueden ganar con cualquiera que disponga de determinada experiencia y calidad aunque no sea el mejor. Esto ha devaluado claramente su papel relegándolos a un segundo plano, aislándolos del público que los sigue y manteniéndolos en un nivel “comparsa”, obligándoles a hacerle el juego en todo aquello que se les ordene, sometiéndoles a intereses que no son precisamente deportivos con la amenaza de dejarlos fuera en caso de desobediencia o de tomar una postura de INDEPENDENCIA que se limite a lo estrictamente deportivo.
    Hasta el punto de permitirse el lujo de dar de lado a uno de los mejores y a hacer caso omiso de sus peticiones de un volante hasta forzarle a abandonar la categoría por impotencia, falta de resultados y desmotivación, sin que pase nada.
    Ha comentado Roberto Merhi algo así como que si la F1 no le proporciona un volante competitivo a su mejor figura es que hay algo que no funciona.
    Perdemos todos:
    – Pierde Alonso la opción de competir en un campeonato en el que se encuentra en plena forma y donde podría seguir dando espectáculo a pesar de estar al final de su carrera deportiva, como dice el señor Christian Horner.
    – Pierden los demás pilotos pues cualquiera de ellos se puede ver en la misma situación a poco que se salga un poco del tiesto. Aunque no sé si hasta qué punto son conscientes de ello e incluso alguno puede creerse beneficiado por quitarse de en medio a un incómodo rival al que tendría que vetar para que no supusiera una amenaza a su liderazgo. Pasa como en las empresas con dificultades en las que van echando trabadores a la calle y los demás callan y tragan porque ven que las cosas se están poniendo feas de verdad, algunos llegan a convencerse que se lo merecían para así acallar su mala conciencia por no haberles defendido, luego cuando los despiden a ellos también les van a los primeros con el llanto en busca de solidaridad.
    – Pierde la FIA pues, aunque el campeonato sobrevivirá como lo ha hecho ante pérdidas traumáticas como la muerte de grandes pilotos, éste correrá el riesgo de verse devaluado por fuga de seguidores de Alonso a la Indy o al Wec, además de demostrar una impotencia a la hora de proteger deportivamente a los pilotos que componen su campeonato en detrimento de los intereses extradeportivos de algunos equipos, lo que debilitará su posición en futuras negociaciones que están por venir.
    – Perdemos los espectadores a los que se nos va a privar de ver a uno de los mejores en acción aportando su parte de salsa al conjunto de la carrera.
    Perdonad la extensión de mi comentario y la excesiva admiración que siento por este piloto. Buenas noches.

  • Christian García dice:

    Gracias por tu comentario Grego, siempre es un placer leerte. Un saludo

  • Grego Grego dice:

    🙂

  • Moahmad dice:

    Buenas tardes.
    Sin comentarios,
    Saludos.

  • Moahmad dice:

    Buenas tardes.
    ¿Que sugestivo?, ALONSO se retira de la F1 y a KIMI le renuevan el contrato hasta el 2020.
    Por lo leido, NO ESTABA EQUIVOCADO CUANDO LO DEFENDIA.
    Saludos
    Estoy descansando pero pienso volver, cuando vea la bandera de mi amada MADRE PATRIA COMO GANADORA. EN LA F1.

  •  

    Déjanos un comentario
    Lo sentimos, pero para publicar comentarios necesita estar identificado.
    Identificarse | Registrarse