Comunidad FormulaF1.es

Cuando los F1 podían tener seis ruedas

La normativa técnica cada vez es más restrictiva a medida que ha ido prohibiendo “inventos” de los ingenieros a lo largo de los años. De no haber sido así, el cuerpo humano no podría soportar las tremendas fuerzas G que generarían… Uno de esos inventos fue desarrollar monoplazas con seis ruedas, algo que fue prohibido cuando se comenzó a ver el potencial que tenía la idea.

Kurtis Kraft-Offenhauser KK500G ‘Pat Clancy Special’ - Indianapolis 1957

Descontando la anecdótica aparición de un Kurtis Kraft-Offenhauser 500G que corrió en manos de Jack Turner en 1957 en Indianapolis 500, al menos cuatro equipos experimentaron con el concepto a finales de los 70 y principios de los 80.

El Tyrrel P34 que debutó en 1976 fue el que comenzó a explorar seriamente el concepto. La idea de su diseñador, Derek Gardner, era reducir el área frontal con ruedas más pequeñas para reducir la resistencia aerodinámica y mejorar la velocidad punta. Tyrrel solicitó a Goodyear que produjera diminutos neumáticos de 10 pulgadas y pensó en colocar cuatro ruedas delanteras para tener más agarre. El coche no estaba listo para el inicio de temporada, y en la cuarta cita Patrick Depailler compitió con él por primera vez en el Jarama. Sólo tres carreras después Jody Scheckter logró la primera y única victoria de este coche en Anderstorp, Suecia. Tyrrel continuó al año siguiente con el P34 antes de retirarlo, pero el concepto no murió.

Tyrrell-p34

March fue el siguiente equipo en intentarlo. A diferencia de Tyrrel, March diseñó un F1 con cuatro ruedas traseras, todas ellas propulsoras, para lograr mejor tracción. No debió de ser muy exitoso en las pruebas, porque aquel chasis 2-4-0 nunca llegó a competir.

Ferrari también experimentó con las seis ruedas, colocando ruedas gemelas en el eje trasero del 312 en 1977 al estilo de los camiones, creando el 312T6. Este Ferrari, al igual que el March nunca corrió…

Reutemann en Fiorano en 1977 con el Ferrari F312T2 prototipo

El último equipo en experimentar con ello fue el equipo Williams, pero con ello abrió un mundo de posibilidades tan grande que rápidamente fue prohibido. El equipo diseñó el coche pensando en conseguir el máximo provecho del efecto suelo, empleando “faldas” en los laterales del fondo rozando con el suelo, para crear un vacío debajo del coche que generaba un tremendo agarre. Con cuatro ruedas traseras de la anchura de las delanteras las “faldas” podían extenderse a lo largo de toda la longitud del coche, generando aún más agarre. El coche fue desde el primer momento más rápido que el anterior.

Williams de 6 ruedas de 1982

Viendo hasta dónde se podía llegar, al final de 1982 se prohibió el efecto suelo y en 1983 las cuatro ruedas motrices, para poco después limitar los F1 a tener “sólo” cuatro ruedas… si no lo hubieran hecho es probable que ahora todos los F1 tendrían seis ruedas… por lo menos.

¡Si te ha gustado, compártelo!
08/07/15
09/07/14
17/06/14
22/04/14
13/03/14


Comentarios (15)

 

Déjanos un comentario
Lo sentimos, pero para publicar comentarios necesita estar identificado.
Identificarse | Registrarse